Carrie también fue adolescente

 

Las adictas a Sexo en Nueva York estamos de enhorabuena. Tras la serie, los libros, y las películas, ahora llega el libro sobre “el antes”. Me explico: en Los diarios de Carrie podemos descubrir como erra Carrie Bradsaw en su adolescencia. Sí, la It Girl por excelencia de la Gran Manzana también tuvo 16 años. Y eso es precisamente lo que nos cuenta el último libro de Candace Bushnell. Yo ya me lo he comprado y he de reconocer que me he enganchado a sus aventuras. 
Tras comenzar al leer el libro, me entró la curiosidad sobre “el antes” de su autora y me puse a investigar un poco más del origen de Sexo en Nueva York. Como ya sabía, Carrie Bradsaw está inspirada, en gran parte, en Candace Bushnell. La escritora era asidua a las fiestas más in de la ciudad, y gracias a ello, consiguió que el New York Observer la fichara como columnista. Comenzó a escribir sobre las fiestas a las que acudia con sus amigas y su columna alcanzó un gran éxito en toda la ciudad. El resto de la historia ya la conocéis. Ahora, tras conocer su historia se me plantea otro pregunta: ¿Los diarios de Carrie se basarán en la adolescencia de Candance?

Para dejarse morder

>

Por lo menos yo sí me dejaría morder por estos dos vampiros. Da igual que uno sea el bueno y el otro el malo, ¡los dos están buenísimos! Pero más allá de sus dos protagonistas masculinos, y la actriz que los acompaña (adoro sus estilismos), Crónica Vampíricas ha dejado claro que conquista a todo@ el que se atreve a ver un capítulo. 
Así lo han demostrado durante este fin de semana en los Teen Choice Awards. Unos premios norteamericanos donde el premio es una tabla de surf. Puede que no sea muy práctico (resulta bastante complicado meter una tabla de surf en el bolso), pero no se puede negar que originales son un rato. El mérito de estos premios es que los escogen los adolescentes norteamericanos, asi que -hasta cierto punto- puedes tener la certeza que los triunfadores son triunfadores reales y no “amigos de”. El caso es que todas las quinielas apuntaban que Glee (que a mi sigue sin convencerme) y Gossip Girl serían las triunfadoras. Nadie apostó por estos modestos vampiros, que al final se han hecho con 7 tablas de surf (me gustaría saber cómo se las llevaron a casa). Por eso hoy todos los medios de comunciación reconocían en sus titulares el mérito de vencer a la mismisima clase alta del Upper East Side de Nueva York , ¡qué diría Blair Waldorf ante tal derrota!

Afortunadamente para mi,ya se ha comenzado a anunciar la segunda temporada de la serie en Estados Unidos. Aunque (una vez más) en España tendremos que esperar a que las webs piratas la difundan. Por el momento, nos vamos haciendo una idea de lo que nos espera con el trailer. ¿Listas para ser mordidas?

¡Sí, quiero!

>

Lo bueno de vivir en Madrid y ser periodista, es que de vez en cuando tienes la oportunidad de asistir a preestrenos, bien por trabajo, bien por amistades. En esta ocasión, ha sido el segundo motivo (amiga) por el que he podido ver Sexo en Nueva York 2 tres días antes de su estreno en la gran pantalla.

Aunque el día se había presentado duro, el e-mail que leía a primera hora ofreciéndome la oportunidad de volver a ver a Carrie me hizo afrontar los problemas con una sonrisa. A las 10 de la noche por fin llegaba nuestra cita en los cines Ideal (gracias también a Elle.es por ofrecer esta oportunidad). La sala de cine se fundía en un aplauso al escuchar la melodía que nos ha amenizado durante meses en el trailer. Estaba claro, allí solo había auténticas fans de la serie. ¡Eso era bueno!
La peli no podía ser mejor. A pesar de mi pesimismo por la secuela, he de reconocer que, una vez mas, se han vuelto a superar. Claro que llegados a este punto se me crea un conflicto porque me muero de ganas por comentar cada escena y cada vestido, pero me niego a convertirme en un blog lleno de spoilers, así que me aguantaré las ganas, y esperaré vuestros comentarios sobre la peli. Solo un apunte: me quedo con el momento karaoke mientras cantan ‘soy una mujer’. Mujeres de diferentes nacionalidades y edades cantando juntas, orgullosas de ser mujeres, ¡momentazo!
Y es que sin duda alguna, la genialidad de esta serie reside en su transfondo, porque a pesar de tratar un tema tan frívolo como el sexo, en cada capítulo (o cada película) nos recuerdan lo maravilloso que es ser mujer y lo importante que es tener siempre a una buena amiga cerca. Al fin y al cabo por algo es una serie de mujeres, hecha por mujeres y para mujeres.
Por supuesto, una vez terminada la película, era casi obligado tomarse un cocktail en homenaje a Carrie, ¡dicho y hecho!

¿Qué hay después del sí quiero?

>

Eso mismo se pregunta Carrie en el segundo trailer de Sexo en Nueva York 2: ¿qué hay después del sí quiero? Y bajo esa premisa gira el argumento de toda la película. Aunque en un principio puede parecer un tópico más, a mí me parece el gancho perfecto para desear verla ya mismo. Al fin y al cabo Sexo en Nueva York siempre ha sido la serie de las mujeres solteras por excelencia. Cuatro amigas fantásticas que vivían aventuras, hombre tras hombre, en busca de su príncipe azul. Una búsqueda que concluía con la primera película y el matrimonio con Mr. Big ( y ese diamante incrustado en unos Manolos con el que aún sigo soñando 😀 ). Así que… ¿qué nos podían contar en una secuela?
Precisamente eso. Lo que hay despúes del sí quiero. Y claro, la crisis no podía faltar. La monotonía, el día a día, o lo que es peor: la mísmisma Penelope Cruz (hay que ver el trailer para entenderlo) pondrán en peligro el matrimonio de Carrie y Mr. Big. Y desde este mismo momento ya aviso a los productores de los peligros que puede acarrearles cargarse ese matrimonio (por mucho que lo exija el guion para poder exprimir una tercera película), porque si Carrie y Mr. Big no consiguen ser felices juntos más de dos años, se las verán con miles de solteras de todo el mundo, ¿acaso puede haber una pareja más perfecta?

En definitiva, que como siempre, ya me estoy liando… en Sexo en Nueva York 2 veremos  a las cuatro chicas más glamourosas de Manhattan en mitad del desierto. Pero no es un desierto cualquiera. Es un desierto lleno de lujos y hombres buenorros. Por supuesto, luciendo unos modelazos de impresión, ¿se puede estar más perfecta en mitad de un desierto? ¡Comprobadlo vosotr@s mism@s!

¿Qué hubiera pasado si…?

>

¿Cuántas veces nos hemos arrepentido de una decisión que tomamos en el pasado? En torno a esta pregunta gira el argumento de mi último descubrimiento: Being Erica (desconozco si tiene un título oficial en castellano).
Su protagonista, Erica, es una chica normal y corriente -por una vez, la prota no parece sacada de la portada de una revista de moda- cuya vida no es nada envidiable. De hecho, en el primer capítulo la despiden de su trabajo (que para nada es el trabajo de su vida) y rompe con el chico con el que salía (desde hacía tres citas). Ante esta situación, y con una familia realmente insoportable que no para de decirle lo que “debería” hacer, Erica se replantea su vida y piensa en los errores que ha cometido a lo largo de ella: ¿qué hubiera pasado si…? ¡Entonces aparece él! No, no es el hombre de su vida. Es el Dr. Tom, un psicólogo un tanto atípico, que la devuelve a cada momento de su vida en el que tomó una decisión “equivocada”, dándole la oportunidad de poder cambiar esa decisión. Al final de cada capítulo, Erica se da cuenta de que no sirve de nada cambiar su pasado, ya que siempre la lleva al mismo sitio. Cada “viaje” la permite comprender porqué tomó cada decisión para así retomar su vida actual con otra perspectiva: la del optimismo.
Reconozco que al principio me chirrio un poco su argumento, un tanto bastante de ciencia ficción, pero después de ver dos capítulos, ¡quería más! No es que su argumento te enganche por las historias de amor o las aventuras. En realidad, sus capítulos son totalmente independientes unos de otros. Being Erica engancha por sus reflexiones (¡qué metafórico suena!), por la pregunta que se hace Erica una y otra vez -¿qué hubiera pasado si…? (por si alguién no se había enterado aún)- y a la que siempre encuentra la misma respuesta: NADA. Así es, nada. Porque nuestras decisiones nos hacen ser lo que somos, y por que tomamos nuestras decisiones por quienes somos. En definitiva, Being Erica nos cuenta que, por supuesto podríamos cambiar nuestras respuestas, pero entonces dejariamos de ser nosotros mismos. Perderíamos nuestra esencia. Y eso, al fin y al cabo, es lo único que nos queda. Así que, ahora más que nunca -y teniendo en cuenta los tiempos que corren- cogamos todos un pedacito de Erica y sonriamos a la adversidad. ¡Be happy, my friends!

Anteriores Entradas antiguas

Lo más valorado

A %d blogueros les gusta esto: