David Villa y Ana Torroja juntos por un fin

 

Cuando ayer me llegó el email de Sony Music no daba crédito: Villa se metía a cantante (por una buena causa). Y aunque una servidora tiene especial debilidad por el güaje, he de reconocer que mi primer pensamiento fue: ¡puff, cómo puede sonar eso! Sin embargo, unas horas después, Sony enviaba un segundo email con un vídeo promocional, dónde escuchábamos a Villa y a Ana cantando y contando sus primeras sensaciones. Aquello sonaba realmente bien. ¡Menuda sorpresa!
Tras escuchar parte de la canción, venía mi segunda observación (y mucho más objetiva, para que voy negarlo): ¡qué mono estaba David! Me encantó ver cómo se sonrojaba al escuchar a Ana elogiar su faceta musical. Y es que en los tiempos que corren, son muy pocos los que aún mantienen la sencillez de su vida anónima, al ver su cuenta bancaria sensiblemente más abultada. Así que, sintiéndolo mucho por mi querido Alonso, Villa acaba de afianzar su primer puesto en mi ranking de Asturianos Favoritos. Lo siento, pero no puedo con la cara de amargao a la que nos tiene acostumbrados el piloto en los últimos años. En su defensa, y para demostrar que aún espero ver cómo se sube al podio de campeón del mundo de la Formula 1, aquí dejo esta foto de su paso por El Hormiguero. Cuando llegó a mi email, sólo pude pensar: ¡pero que mono es este chico cuando sonrie! Así que ya sabes, querido Alonsito, ¡a sonreir! que, de momento, aún es gratis.
 
Y vosotros, amigos cafeteros, ¿sois de Alonso o de Villa?
Anuncios

Summer is summer

>

 Como ya era hora de que retomara el hilo de mis posts, ¡aquí estoy! He de reconocer que tenía a mi querido Con aroma a café un poco bastante abandonado, pero es lo que tiene la llegada del verano… ¡summer is summer!
Con el comienzo del mes de agosto, no sólo llegan las ansiadas vacaciones de medio país, también llega la escasez de noticias. De ahí el popurri de fiestas de pueblos, posados de verano, y listas de los más guapos que inundan todos los medios de comunicación en estos días tan veraniegos. Y eso que este verano, tenemos a Sara Carbonero, que convierte en noticia todo lo que hace (incluso bajar a la piscina a tomar el sol), ¡que le vamos a hacer! Por supuesto, Con aroma a café se suma a esta escasez de noticias (me niego a contar las vacaciones de Sarita), así que haré un breve resumen de lo que ha sido el verano hasta el momento. 
Por supuesto, no podía comenzar esta mirada hacia atrás, sin recordar ese memorable 11 de julio en el que España se convertía en Campeona del Mundo (futbolísticamente hablando). Por cierto, ¿sabíais que quieren establecer el 11 de julio como fiesta nacional? ¡Spain is diferent! Lejos de cualquier pronóstico, hasta yo me convertí en fiel seguidora de la roja (en el sentido más literal de la palabra), y me planté el día 12 en la explanada del Puente del Rey, ¡menuda se montó! Hay que reconocer que impresionaba mirar a la marea roja desde el otro lado del puente (creo que sólo el fútbol puede movilizar a tantísima gente). Para el recuerdo, aquí dejo una de las fotitos de lo que no se vió, el backstage de las celebrities. Y como sigo negándome a nombrar a la omnipresente, me he decantado por esta fotito de Paula Echevarria, ¡siempre fiel a su estilo!
Tras la pasión por el fútbol, llegó la calma, aunque aún perdura la resaca, y los futbolistas siguen siendo las celebrities más perseguidas. La verdad es que parece que tras la victoria en el Mundial, el país se ha paralizado y se ha quedado en ese momento. Por fortuna para mi, solo es una sensación y el mundo ha seguido girando y yo he aprovechado para viajar cada fin de semana, unas veces buscando el sol y otras la ausencia de él.
Entre viaje y viaje aproveché para retomar otro de mis asuntos pendientes y he creado un nuevo blog (sí, yo también creo que me he vuelto loca) bajo el título de Fashion’s Weekend. Como creo que el título refleja muy bien la idea que engloba, sólo me queda invitaros a que os paséis por él y me contéis que os parece. ¡Estáis todos invitados!

Del cielo al infierno

>

Así nos sentimos los seguidores de la roja durante los 90 minutos del partido entre España y Suiza. Antes de comenzar, todos estábamos seguros de que seríamos los campeones del mundo. Una vez comenzado el encuentro, minuto a minuto, nuestro orgullo de favoritos se deshinchaba para convertirse en pánico. Pánico al ver cómo los jugadores de la selección española tiraban una y otra vez a puerta sin acierto alguno, ¿dónde estaba la brillantez de partidos anteriores?

Y ahí estaba Villa, intentándolo una y otra vez sin conseguirlo, ¡cuánta tensión! Aquí una servidora, vivió el encuentro como una forofa más (¡quién me lo iba a decidir a mi!) y he reconocer que, tras el gol del Suiza, no quería ni mirar la pantalla del televisor, ¿porqué no llegaba el gol? Al otro de las paredes, en la calle, en los edificios contiguos, se escuchaba el rumor de un país en tensión. Gritos ahogados cada vez que Suiza volvía a acercarse a nuestras portería, y ‘¡uys!’ desilusionados que se ahogaban en el silencio cada vez que Jabulani (¿cuántos sabíais que el balón oficial del Mundial tenía nombre? ¡yo me he quedado impresionada con el nombrecito! 🙂 ) rebotaba contra los palos o se desviaba de su trayectoría hacia la portería Suiza. Finalmente terminaba el encuentro, y con él nuestras ilusiones, que se apagaban para volver con fuerza el próximo lunes.

¡Chicos, no nos podéis fallar!

Contagiada por la roja

>

Esta semana ha sido de lo mas movidita, aunque he de reconocer que ha merecido la pena. Los culpables han sido los chicos de la roja, o lo que es lo mismo, la selección española de fútbol. Como buena megarreportera (para entender la lógica del nombrecito tendréis que entrar en el blog de BRAVO, no os penseis que me ha dado un ataque de ‘oseas te lo juro, soy megaguay’), me fui el lunes a las rozas a presenciar el primer entrenamiento de la selección, ¡mi primera inmersión en el mundo deportivo! He de reconocer, que fue un auténtico fracaso, porque tras aguantar hora y media de carreras para arriba, carreras para abajo y algún que otro estiramiento (ni un triste partidillo para entretener a la afición), nuestros chicos hicieron mutis absoluto sin atender a medios ni aficionados. Ante el intento fallido, el miércoles volví a la ciudad del fútbol. Esta vez si hubo rueda de prensa y pudimos acceder a la zona mixta, ¡era mi día!, así que ni corta ni perezosa me pase toda la mañana persiguiendo jugadores de un lado para otro para conseguir sus firmas, ¡éxito rotundo! El resultado también podréis verlo en BRAVO dentro de 15 días (¡que corporativo me esta saliendo este post!).
En definitiva, que tras pasarme tantas horas inmersa en el mundo del fútbol, al final me he contagiado del espíritu de la roja. ¿Tendrá algo que ver el haber estado rodeada de adolescentes con la bandera de España hasta en las bragas?, y este año puedo asegurar que SÍ veré el mundial (bueno, solo los partidos de España, ¡no vayamos a abusar!). Eso si, ya que me pongo, lo hago con el kit completo. Mi primera adquisición ha sido esta camiseta de Berskha, con la que cualquier aficionada demostrara su fe ciega en nuestra selección.
Y para completar el kit hasta los pies, dos opciones: estas havaianas para las que vean los partidos desde la playa o las bailarinas de pretty ballerinas para los forofas mas fashion de la roja.
P.D. A l@s que os pillen los partidos en el trabajo (algunos son a las 4 de la tarde) no os perdáis Clubselección.TV, que retransmite todos los partidos de la selección por internet.

Lo más valorado

A %d blogueros les gusta esto: