Feliz San Valentin

Y llegó el 14 de febrero… día esperado por algunos y odiado para otros. Yo, como romántica reconocida, he de admitir que soy de las que lo esperan. No niego que sea un día aprovechado por las grandes marcas para “obligarnos” a comprar regalos, pero lejos del afán consumista, ¿cómo se puede odiar un día destinado a decir “te quiero”? Porque San Valentín, es algo más que hacer regalos, es recordar a los demás (y a una misma) lo importante que son en tu vida. Porque, inevitablemente, a veces se nos olvida que no estamos solos, que los demás están ahí cuando los necesitas, ¿y cuántas veces les damos las gracias? En mi opinión, no las suficientes.

©Sergi Pons

Glamour ©Sergi Pons

Y como no podía ser de otra manera, este post se merecía una foto con mucho romanticismo. En cuánto la ví, navegando por la web de Glamour,  lo tuve claro: Inma y Quim son el vivo retrato del amor en esta fotografía de Sergi Pons, ¡me encanta! Y dicho sea de paso, ahí va mi recomendación cinematográfica para el día de los enamorados: Primos. Ellos se morirán de las risas y ellas suspirarán de amor.  Porque Primos es una de esas películas con las que te duele el estómago de tanto reir, y acto seguido, te deja el corazón en un puño mientras susurras, sin poder evitarlo: ¡bésala!  Y si al salir del cine, te quedas con ganas de saber más, no dejes de pasar por el kiosco a comprar el número de febrero de Glamour, en el que los dos protagonistas brindan un homenaje al beso y a la prenda de moda por excelencia: los jeans. Y con besos, me despido del post más romántico del año.

¡Feliz día de los enamorados, fashionistas!

 

Anuncios

Boda real en Suiza

Una vez más, se ha hecho realidad otro cuento de princesas y príncipes. En esta ocasión, el escenario ha sido Suiza, dónde se han casado, este fin de semana, la princesa Victoria y su ex-entrenador personal, ¡cómo me gustan este tipo de historias! Qué le vamos a hacer, en el fondo soy una sentimental, y no puedo evitar emocionarme al ver cómo, una vez más, el amor ha vencido a las antiguas, y ya caducadas, tradiciones monárquicas. Y lejos de confundir a nadie, y creer que estoy en contra de la monarquía (que no es el caso), quiero dejar claro que mi comentario es en defensa del amor, ¡el sentimiento más bonito que puede existir en el mundo! En definitiva, que como siempre, empiezo a liarme yo sola…. 🙂 Más

Lo más valorado

A %d blogueros les gusta esto: