Look primaveral, by Dolores Promesas

Hoy me he levantado con el ánimo subido. Es domingo, hace un tiempo primaveral y he quedado a primera hora de la mañana con una amiga para tomar el brunch, ¿qué más se puede pedir? Por eso a la hora de ir a mi armario a buscar un outfit primaveral lo he tenido claro.La camiseta de Dolores Promesas me estaba mirando con su mandamiento: “Puedo prometer y prometo que no habrá más dolores en mi vida”. ¡Hoy era el día!

Lo de la camiseta fue amor a primera vista, aunque tratándose de Dolores Promesas no es ninguna novedad. Sus prendas tienen ese efecto en mi. Sus mandamientos, son mis mandamientos desde hace ya bastante tiempo. Sin embargo, el día que le ví la camiseta a Paula Echevarria en su blog, lo tuve claro (Sí, una vez más, Paula. Su blog debería estar reconocido como la biblia de estilo fashion del 2011. Siempre acierta en sus looks). Poco después la mísmisma Sara Carbonero repetía camiseta. Estaba claro, esta camiseta tiene algo. Desde mi punto de vista, el secreto reside en su lema. Simplemente con leerlo, te inunda un aire de positivismo que te ayuda a afrontar el día con energía y exclamar: “Yes, I can”. Quizás por eso, hoy me he decidido a salir de detrás del teclado y mostraros mi primer look. Así que con el permiso de las grandes egobloggers, aquí voy.  Espero que os guste.

El bolso fue otro amor a primera vista. Es de Mustang y es de la nueva temporada. Aunque por su tamaño bien podría ser una bolsa de viaje, los que me conocen saben que los maxibolsos son unas de mis señas de identidad. Viviendo en Madrid, los considero elementos imprenscindibles en mi armario. Sin ellos no podría “cargar” con todo lo que tengo que llevar para pasar todo el día fuera de casa.

Los jeans y las botas son de Blanco, de temporadas pasadas. Las botas ya ni recuerdo cuando las compré, pero son mis favoritas para poder pasar todo el día fuera de casa sin renunciar a los tacones. Mis pies siempre me lo agradecen. Sobre los jeans tengo poco más que añadir, ¿quién no tiene unos vaqueros en su armario?

El pañuelo es de una revista, aunque ahora mismo soy incapaz de recordar de cuál. Es uno de los pocos regalos de revistas que he aprovechado en varias ocasiones. El reloj, cómo ya habréis podido reconocer es un Casio, ¿quién nos diría de pequeñas que estos relojes se convertirían en objetivo fashionista en 2011? Las gafas son de tipo aviador de Ray Ban. Nunca salgo de casa sin ellas.

El color de labios y de las uñas son mi última adquisición de Dior y que ya os conté en mi último post. Si al llegar a casa estaba emocionada por mi primera adquisición en Dior, al ver el resultado in situ, mi alegría aumentó considerablemente, ¿qué os parecen?

Bueno, y hasta aquí ha llegado mi primer egopost. Espero que os haya gustado (y perdón por la calidad de las fotos, pero están sacadas con mi Nokia N95, así que no le puedo pedir más). ¡Ah! Y mil gracias a Yoana, mi fotógrafa particular ;-).

Anuncios

Sueños que van y vienen

>

Pues aquí estoy, en el tren camino a la rutina, otra vez. Se acabaron las vacaciones. De fondo, y para hacer el regreso menos doloroso, el primer vuelo sobre el atlántico llevado a cabo por una mujer. Así, un año más, decimos adiós a las vacaciones de Semana Santa, para comenzar a preparar con ilusión el periodo vacacional estival, ¡todo es cuestión de soñar!
Y reconociendo que, junto a las vacaciones laborales, mi blog también se tomó unas vacaciones, aprovecho este post para resumiros la Semana Santa leonesa. Pero antes de que nadie se horrorice, tranquilos porque no pienso relatar aquí las estaciones del viacrucis, ni describir cada procesión leonesa (eso sólo me llevaría una decena de posts). Sólo voy a contaros dos de las tradiciones más curiosas de mi tierra. Antes de nada, no puedo seguir sin mencionar que la Semana Santa Leonesa está declarada de interés turístico internacional, que sino, seguro que más de una leonesa/leonés que conozco me mata. Y sin enrollarme más, ahí van esas dos tradiciones que tanto me gustan: la de recorrer el barrio húmedo tomando limonadas (y que popularmente se conocen como “matar judios”, pero tranquilos todos, que la sangre no llega al rio :-)), y la procesión de Genarín que, al contrario de lo que muchos creen, ni era santo, ni apostólico; era borracho y le atropelló el primer camión de la basura de león, ¡sobran los comentarios!
Si hay algo que me apasiona de mi ciudad natal es su barrio húmedo y la tradición de recorrer los bares tomando tapas. ¡Sin trampa, ni cartón! Un corto, una tapa. Sin suplementos. Y la competitividad, sana por supuesto, entre unos bares y otros, nos da como resultado una gran variedad de tapas, cada cuál mejor. Así puedes tomarte desde una mini-hamburguesa, hasta un huevo frito con picadillo, a cambio de tomar un corto, un mosto, o un butano (en realidad, cualquier bebida). La diferencia en Semana Santa, es que todas esas bebidas se cambian por las limonadas, muchas veces caseras, que cada bar ofrece con orgullo. Así que ya sabeis, si vais por León, y os invintan a matar judios, que no se asuste nadie, ¡os están ofreciendo un buen trago de limonada leonesa!
El otro evento que más atrae a la gente, y que provoca que el jueves santo sea imposible caminar por las calles de León, es la procesión de Genarin. Comienza sobre las 12 de la noche, y recorre las calles del barrio Húmedo hasta llegar a la muralla de la antigua ciudad, dónde se honra la memoria de Genarín  depositando un queso, pan, naranjas, una corona de laurel y una botella de orujo. ¡Digno de ver!
Y hasta aquí el sueño de unas vacaciones que han terminado, para dar paso de nuevo a la rutina. ¿Y ahora? Ahora toca comenzar a soñar, como ya he dicho, con las vacaciones de verano. Toca comenzar la operación bikini, deleitarse con las compras de la temporada primavera-verano y por supuesto, ver en el horizonte las playas que nos recibirán dentro de unos meses. ¡Felices sueños!

Lo más valorado

A %d blogueros les gusta esto: