Papas… y tremendamente sexys

>

Un año más, llega el día del padre y vendedores de corbatas, camisas y jerseys harán su agosto en menos de una semana. Por estas fechas, siempre me pregunto porqué no existe el día de las hijas, puestos a recibir regalos… ¡yo también quiero! Pero lejos de frivolidades, no es que crea que los padres no se merecen tener su propio día, es que en mi opinión, ¡se merecen el año entero! Ellos no piensan en nosotros/as sólo un día, aunque no lo demuestren a viva voz cada segundo de su existencia, se desviven por sus hijas/os todos los días del año, ¿porqué no hacer nosotros/as lo mismo?
Pero ya que toca celebrar el día (y que conste en acta que yo ya he hecho mi regalito y me he comido los pastelitos correspondientes), este año he decidido compartir con todos vosotros mi celebración particular haciendo mención a dos de los padres más sexys que existen. ¿Puedo pedirlos por mi cumpleaños?
  
Bueno, como ya os habéis imaginado, el primero de ellos es Hugh Jackman (¡ay, omá que rico!), que además de haber sido nombrado el hombre más sexy del universo, que no del mundo :-), es todo un padrazo. No me canso de ver, una y otra vez, fotos suyas en las revistas junto a sus churumbeles: sacándoles de paseo, comprando helados, aupándolos sobre sus hombros… Vamos, que no me extraña que esos niños se pasen el día presumiendo de papi. ¡Yo lo haría! Y ya puestos a hablar de Hugh, no puedo evitar hablaros de su próxima peli (o por lo menos, la que todos los foros de internet dicen que será). No he conseguido encontrar un título definitivo, pero lo que sí está claro es que versará sobre la famosa marca de cosméticos Avon. Jackman dará vida a un desempleado que, incapaz de encontrar otro trabajo, se ve obligado a convertirse en vendedor de esta marca e ir de puerta en puerta. Y, oyes, que no he podido evitar imaginándome en la puerta de mi casa con Hugh Jackman diciéndome: “Avon llama a su puerta”. ¡Se lo compro todo!
 El otro padre que me vuelve loca, es mi querido doctor macizo (los que veis Anatomía de Grey, sabéis a quién me refiero, para el resto… ahí os dejo la foto). No sólo me vuelve loca en su papel de cirujano (¿quién no querría tener un médico así?), es que, además sus ojos azules me hipnotizan cada vez que le veo, ¡cómo es posible ser tan guapo! Y una vez más, por si no era lo suficientemente perfecto, también es todo un padrazo. Aún recuerdo un anuncio de televisión que hizo hace un tiempo, en el que destacaban su faceta como padre, y que queréis que os diga… ¡se me caía la baba cada vez que lo veía!, y no precisamente por el bebe… 🙂

En definitiva, llegados a este punto, y para evitar que siga desvariando sobre padres macizos, sólo me queda desearos a todos… ¡feliz día del padre!

Lo más valorado

A %d blogueros les gusta esto: